Ventajas de no ser una mamá tan joven

Ventajas de no ser una mamá tan joven

Las mujeres suelen escuchar que, mientras más esperemos para tener a su primer hijo, más complicado es por razones de infertilidad y potenciales riesgos de salud. Sin embargo, eso no es del todo cierto: una investigación reciente revela que embarazarse a edades tardías tiene ventajas significativas para ella y su bebé.

Un estudio reveló que las mujeres mayores tienen menos probabilidad de gritarle a sus hijos y de imponer castigos severos. Además, los niños tienen menores probabilidades de tener problemas de conducta, sociales y emocionales.

La autora del estudio, la psicóloga Dion Sommer, declaró que "cuando se consideran las ventajas y desventajas de la maternidad a edades tardías, es importante tomar en cuenta aquellas que tienen que ver con aspectos físicos y psicosociales". 

En este caso, las mujeres que esperan más para tener hijos suelen tener un mayor nivel educativo y ser financieramente más estables, Además, a mayor edad, mayor madurez psicológica.

"Las personas se vuelven más flexibles mentalmente con la edad", dijo Sommer. "Además son más tolerantes con las otras personas y controlan mejor sus emociones. Esa madurez psicológica explica por qué las madres mayores son menos proclives a reprimir y castigar físicamente a sus hijos".

Los científicos coinciden que un ambiente positivo y menos disciplinado contribuye a un desarrollo más sano y feliz. Y aunque esto no quiere decir que ser madre a edades tempranas no tenga sus ventajas, es importante destacar que lo que la sociedad nos dice no es siempre lo correcto: tanto esperar a ser mamá como hacerlo más pronto son decisiones personales, y es importante que las mujeres estemos informadas al respecto.