Ventajas y desventajas de los pañales de tela

Ventajas y desventajas de los pañales de tela

Años atrás, muchas madres utilizaban pañales de tela, antes de que aparecieran los pañales de celulosa desechables. Hoy en día, hay mamás que han decidido recurrir a este tipo de pañales por ser una opción respetuosa con el medio ambiente y más económica a largo plazo. Si bien es cierto que implican un inversión económica al adquirirlos, posteriormente, salen muy rentables, ya que se pueden reutilizar. Para ello, simplemente deben limpiarse con agua y jabón neutro, evitando el cloro y detergentes, que pueden dañar el algodón que está en contacto directo con la piel tan delicada del bebé. Pero, ¿qué ventajas y desventajas tienen los pañales de tela?

Ventajas de los pañales de tela

  • Saludables para el bebé. Las telas naturales que se utilizan para confeccionar los pañales de tela, como el algodón, la franela o el bambú, no causan alergias en la piel del bebé y evitan su irritación. Los pañales de tela son menos propensos a ocasionar dermatitis del pañal en el bebé y, en caso de mucho calor, por ejemplo, durante el verano, evitan que el niño sude en exceso.
  • Ecológicos gracias a su reutilización. Los pañales de tela son ecofriendly, es decir, respetuosos con el medio ambiente, gracias al hecho de que se pueden reutilizar e, incluso, se pueden llegar a heredar entre hermanos.
  • Económicos a largo plazo. Los pañales de tela implican una inversión mayor en la primera compra, ya que son más caros que los desechables. Sin embargo, a largo plazo, salen muy económicos, ya que, al ser reutilizables, permiten ahorrar en la economía familiar.

Desventajas de los pañales de tela

  • Poco saludables, según algunos pediatras. Algunos médicos consideran poco recomendables los pañales de tela, ya que, en su superficie, se mezclan la orina y las heces, lo que puede provocar dermatitis del pañal en el bebé. Sin embargo, también hay pediatras que admiten que la erupción de la piel en la zona de los genitales puede ocurrir por igual con los pañales de tela o con los desechables. Para evitarlo, lo mejor es cambiar el pañal del bebé a menudo, evitando que lo lleve puesto largo rato cuando está sucio, tanto si es un pañal desechable como de tela.
  • Implican más trabajo. Los pañales de tela implican una mayor labor de lavado, ya que no son tan prácticos como los desechables, que simplemente se tiran a la basura. A esto también hay que añadir, el consecuente gasto de agua y jabón.
  • Poco cómodos al viajar. Si no te encuentras en casa, cambiar el pañal de tela al bebé puede resultar algo incómodo, ya que no es conveniente guardar el pañal sucio en una bolsa y tenerlo que llevar arriba y abajo. Por ese motivo, muchas mamás que utilizan pañales de tela, optan por los desechables cuando no están en casa.