Viajando en carretera

Viajando en carretera

¡Llegaron las vacaciones! Para salir de la rutina, descansar y disfrutar de la familia salir a otra ciudad es una excelente opción. Si vas a salir a carretera y tienes peques, te recomendamos leer los siguientes tips para lograr un trayecto lo más relajado y seguro posible:

ANTES DEL VIAJE

  • Planea el recorrido que realizarás, contempla las paradas que tendrás que hacer (seguro serán más de las que normalmente haces) y lo que necesitarás durante esas horas, considera los pañales, ropa, comida, agua, juguetes (muchos) e incluso un saca leche si está lactando.
  • Considera el tiempo, recuerda que es muy probable que hagas más tiempo del que tienes planeado, sal con tiempo para evitar ir con prisa. Si tu viaje es muy largo, es probable que tengas que pasar la noche en algún lugar o tener paradas más largas.
  • Si vas a viajar en el día, recuerda llevar accesorios para evitar que entre el sol directamente al lugar de tu peque.
  • Elije la música que llevarás, puede ser desde música tranquila para relajar hasta audiocuentos si los pasajeros son más grandes.
  • Lleva cambios de ropa a la mano, esto te permitirá cambiarlo si ocurre algún “accidente” o bien si el clima no es el que esperabas. No olvides llevar bolsas de plástico para guardar pañales o ropa sucia.
  • Verifica que el autosiento (o los autoasientos), esté bien colocado.

Según qué tan largo sea tu viaje, serán las provisiones que necesites, recuerda que más vale que sobre y no que falte.

DURANTE EL TRAYECTO

  • Asegúrate que todos los pasajeros vayan correctamente sujetos (con cinturón de seguridad los adultos y autoasiento los peques menores de 1.45 mts), no importa en qué lugar del coche se ubiquen.
  • Si tienes espacio en el asiento de atrás, siéntate con tu peque mientras esté despierto, incluso puedes cambiar turnos con el conductor para que a nadie se le haga pesado. Puedes aprovechar para dormir mientras tu peque duerme, de tal manera que cuando despierte no estés tan cansada.
  • Haz paradas, las que necesites, ya sea para cambiar el pañal, comer o simplemente estirar las piernas. Recuerda que entre más tiempo esté tu peque en su autoasiento más probabilidad hay de que se aburra, hacer paradas ayuda a mantener a todos más relajados.
  • Ten a la mano comida y agua, considera llevar mamilas con leche en caso de que tu peque quiera comer y no puedan parar para que le des. Recuerda llevar comida que todos los pasajeros puedan comer si peligro, evita dulces o alimentos pequeños que pueden provocar un atragantamiento.
  • No uses accesorios que no vengan con tu autoasiento, los soportes para el cuello, para la cabeza y otros objetos no están probados con los autoasientos por lo que no sabemos cómo van a funcionar en el caso de un siniestro. Si quieres evitar que su cabeza se vaya de lado cuando esté dormido, enrolla dos mantas delgadas y ponlas a los costados, si tu peque es más grande, enséñale a dormir viendo hacia el techo, esto evitará que su cabeza se vaya hacia el frente o los lados.
  • Es probable que durante el trayecto consideres como una opción bajar a tu peque de su autoasiento para darle de comer, calmarlo o cambiarlo, no lo arriesgues quitándolo de su autoasiento, detente en el lugar más cercano y haz lo que debas hacer. Recuerda que los siniestros viales no se planean, así que no pongas en riesgo a tu familia.

Lo más importante es la paciencia, recuerda que el viaje terminará y pronto llegarán a su destino. Disfruta el trayecto lo más que puedas

Construyamos juntos una infancia segura

Psic. Alma Cruz

Especialista en seguridad infantil