Carrito de compra
Viajando seguros y sin frío

Viajando seguros y sin frío

Empieza la época de frío y con ella el reto de mantener a nuestros peques seguros y calientitos dentro de sus autoasientos. Mucho se lee en la red sobre cómo evitar que nuestros peques tenga frío, anuncios sobre chamarras o consejos que nos invitan a realizar conductas que muchas veces no son seguras. Antes de llevar a cabo una acción que pueda poner el riesgo a tu peque, te invitamos a leer las siguientes recomendaciones.

¿Afecta una chamarra el desempeño de un autoasiento?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que las chamarras y cobijas mal colocadas SÍ AFECTAN la seguridad de los peques. Lo que ocurre es que por más que ajustemos los arneses al cuerpo de nuestro peque, siempre quedará un espacio vacío que provoque que no esté bien sujeto. Los arneses son una parte importantísima del autoasiento, su correcto ajuste hace que el cuerpo de los peques se mantenga en la posición adecuada en el caso de un siniestro, ayuda a no salga expulsado ni que se mueva a los lados o hacia adelante.  Los arneses mal ajustados provocan que los peques corran el riesgo de salirse completamente  en el caso de un accidente o que el movimiento de su columna y cuello provoque que su cuerpecito se doble y pegue con el asiento delante (recuerda que pegarse con el asiento delantero no es para nada como caer sobre una nube de algodón). El espacio que genera una chamarra gordita entre los arneses y el cuerpo de los peques es igual a no haber ajustado bien los arneses (por más que lo ajustes y pase la prueba del pellizco, es decir, que no los puedas pellizcar).


¿Entonces cómo puedo mantener a mi peque calientito y seguro?

  1. Antes de subirte al coche: en lugar de ponerle sólo una playera delgada y arriba una chamarra abultada, ponle varias capas de ropa. Si hace mucho frío puedes usar ropa térmica o chamarras/sweaters delgados, hay algunas opciones calientes pero no tan voluminosas.
  2. Una vez en el autoasiento: sienta a tu peque y ajusta los arneses hasta que pasen la prueba del pellizco.
  3. Ponle encima lo que necesiten para estar calientitos: Puedes poner una o varias cobijitas encima, nunca detrás de tu peque. También puedes ponerle una chamarra al revés, es decir, que la parte de la espalda quede al frente (aunque no la podrás cerrar). También puedes ponerle guantes y gorro.

 Si hace mucho frío puedes prender la calefacción un rato antes de meter a tu peque, también puedes optar por sacarlo de tu casa o del lugar donde estés con la chamarra y quitársela dentro del coche para poder subirlo a su autoasiento.

No uses nada que vaya entre tu bebé y el respaldo del autoasiento ya que provocará lo mismo que usar una chamarra. Recuerda que los fabricantes de los autoasientos especifican que no se debe de poner ningún artículo que no venga con el autoasiento, ya que el desempeño del mismo en el caso de un siniestro podría cambiar.

Si no estás segura que la chamarra que quieres que usar sea lo suficientemente delgada, haz la siguiente prueba…

  1. Ponle a tu peque la chamarra que elijas y súbelo al autoasiento, ajusta los arneses como siempre lo haces (pon el clip del pecho, el de la entrepierna y jala hasta que no los puedas pellizcar).
  2. Ya que esté bien ajustado, quita el clip del pecho y desabrocha de la entrepierna, no aflojes los arneses, y saca a tu peque del autoasiento.
  3. Quítale la chamarra y vuélvelo a sentar en el autoasiento, cierra el clip y el broche de la entrepierna .
  4. Verifica que tan ajustados quedan los arneses (recuerda que no los aflojaste después de la primera instalación). Los arneses deben de quedar pegados al cuerpo y no debes ser capaz de pellizcarlos.

Si después de haber quitado la chamarra te das cuenta que aún puedes ajustar más entonces la chamarra que estás utilizando podría ser un peligro en el caso de un accidente.

¿Y tú cómo logras mantener a tus peques seguros y calientitos?

Construyamos juntos una infancia segura

Psic. Alma Cruz

Especialista en seguridad infantil