Zapatitos para bebé, lo que debes tomar en cuenta

Zapatitos para bebé, lo que debes tomar en cuenta

Para tu recién nacido, el calzado más pequeño es talla 16 y puede llegar hasta la 19 o la 20. Los cambios de talla se suelen producir cada trimestre, aunque debes tener en cuenta la constitución de tu bebé y su sexo, porque el pie de un niño suele ser de mayor tamaño que el de una niña.

Los zapatos sin suela tienen un uso estético y de abrigo, aunque no por ello debes   prestarle una menor atención. El calzado tiene que evitar que los pies de tu bebito se enfríen y, a la vez, combinar con su ropa, pero respetando unas características que permitan una correcta movilidad y un buen desarrollo de sus pies.

Las características más importantes que puedes tener en cuenta son la flexibilidad de la suela, por ello conviene fijarse en varios aspectos. En primer lugar, en la calidad de los materiales, ya que el calzado tiene que ser blando y suave al tacto para que pueda mover el pie y los dedos con facilidad y que no le haga daño. Sobre todo, en verano que pueden llevarlo sin calcetines.

En segundo lugar, a la sujeción del pie. Aún es muy pronto para dar los primeros pasos pero pueden perder los zapatos si estos no se ajustan al pie. El cierre debe ser de hebilla, botón o velcro.

Por último pero no menos importante, la transpiración. Los zapatos tienen que ayudar a que el pie "respire" y limitar, en lo posible, la sudoración. En pleno verano, algunos papis optan por llevar a sus hijos descalzos para combatir el calor. La salud de sus pies lo agradecerá a corto y a largo plazo.